Cuidados del cuero

Esperamos que estés aquí porque tienes en tus manos unos ID. INSIGNIA Dsgn. Tus zapatos de cuero te van a durar tanto como tú quieras, siempre y cuando les des el cuidado que necesitan. Lo primero que tienes que saber es que existen varios tipos de cuero, según su tratamiento y acabado, y no todos se limpian o cuidan de la misma manera. Recuerda que el cuero es, en efecto, piel, y puede secarse, agrietarse, mancharse, deformarse.

Todos nuestros zapatos son hechos en cuero, por eso queremos compartirte los siguientes consejos para su cuidado. Como cualquier piel, el cuero debe ser hidratado y protegido de la humedad si no queremos que aparezcan manchas, se resquebraje o pierda su color. Es decir que nuestros zapatos de cuero deberán tener un trato especial en nuestro armario. Por esto, procura siempre guardar tus ID. INSIGNIA Dsgn en su bolsita y límpiales el polvo antes de hacerlo.

Esto es lo que debes saber sobre el cuidado de tus zapatos de cuero liso:

  1. Límpialo

El cuero y el agua no son muy compatibles. Si vas a limpiar tus zapatos de cuero debes retirar las partículas grandes con un paño seco (para evitar rayar el material), y utilizar un paño húmedo para retirar el polvo restante y la suciedad. No esperes a que se ensucien demasiado para limpiarlos; el exceso de mugre puede hacer que se destiña o reseque.

  1. Hidrata el cuero

Existen en el mercado muchos acondicionadores para el cuero que ayudan a hidratarlo y evitan que se resquebraje. Nuestra recomendación es que siempre que compres una prenda de cuero inviertas en productos para su cuidado. De todas formas, un buen tip es poner un poco de crema de manos sin loción de forma homogénea en tus prendas y zapatos de cuero liso para mantenerlos humectados. Nosotras recomendamos usar la marca Bepanthene en caso de que sientas que el material está muy reseco.

¿Cómo hacerlo? Primero, limpia el polvo con un paño o un cepillo de cerdas muy suaves. Después, aplica una pequeña cantidad de crema hidratante con la ayuda de un paño (preferiblemente de microfibra) y en movimientos circulares. Finalmente, déjalo reposar al menos dos horas antes de usarlo.

  1. Déjalo secar de forma natural

Si tus zapatos se mojan no los pongas al sol. Deja que se sequen en un lugar a temperatura ambiente, lejos de fuentes de calor directa. Evita el impulso de usar tu secador para intentar quitarle la humedad. El cambio de temperaturas modifica su estructura química y puede cambiar su forma.

  1. Cepilla la gamuza o suede, y el cuero nobuck

Si tienes un cuero de superficie más sedosa, va a tener una mayor sensibilidad a la luz del sol, las manchas y la decoloración. Este tipo de cuero debe cuidarse con un cepillo especial a través de movimientos circulares y un producto limpiador diferente al que se usa para el cuero liso. Lo más recomendable es protegerlo de la suciedad en lugar de eliminarla.

 

Si aplicas estos consejos, vas a disfrutar tus zapatos por más tiempo en el mejor estado.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados